LA DIABETES Y LA DISFUNCIÓN ERÉCTIL

Aunque muchos hombres preferirían no hablar de la disfunción eréctil, es importante hacerlo, especialmente si son diabéticos. La diabetes puede hacer que un hombre desarrolle impotencia muchos años antes que otros hombres. ¿qué tiene que ver el azúcar en mi sangre con mi vida sexual? Pues sí tienen mucho que ver, demostrado tras varios estudios. Recuerda que la sangre recorre y toca todas las partes de tu cuerpo. Y por lo mismo, el azúcar que viaja en ella, también. Cuando los niveles de glucosa en tu sangre han estado elevados por mucho tiempo, y no has controlado tu diabetes de la manera adecuada, poco a poco la glucosa va afectando los nervios de varias partes del cuerpo. Los nervios son los que comunican a tu cerebro con el resto del cuerpo para que sienta, que se mueva, que reaccione, etc. Cuando la diabetes empieza a afectar a los nervios, esta complicación se llama Neuropatía Diabética. Todos los órganos sexuales tienen nervios. Gracias a ellos el cerebro recibe las sensaciones de placer a través de la piel y les ordena que reaccionen de cierta manera, ya sea con lubricación, con erección, con eyaculación, todo lo que te permite disfrutar al máximo una relación sexual. Si la diabetes ha afectado tus nervios, lo que sucede es que muchas veces el cerebro no recibe bien la información que le envían los órganos sexuales, o ellos no reciben adecuadamente las órdenes que les envía el cerebro. En el caso de los hombres, lo que sucede más comúnmente es la disfunción eréctil . Incluso en algunas edades en las que no es tan común. Eso significa que, a pesar de que tengas un nivel alto de excitación y que todo tu cuerpo esté dispuesto para tener una relación sexual, tu pene no responda y no puedas mantener una erección o simplemente no la logres. ¿Qué puedes hacer? En primer lugar, todo empieza con la prevención. Si eres un hombre diabético, no dejes de cuidar tu enfermedad día a día, vigilando tus niveles de glucosa constantemente, siendo cuidadoso con tu dieta, con el ejercicio y con tus medicinas. Al mantener la diabetes bajo control, disminuyes el riesgo de que los nervios se dañen, o al menos, ayudas a que no suceda tan rápido. Obviamente la disfunción sexual puede deberse a varios factores. La neuropatía diabética es uno de ellos y es el que abordamos aquí. Una buena circulación tanto en los diabéticos como en los que no son diabéticos también es importante para evitar la disfunción eréctil. Así pues, os aconsejo que tengáis una buena rutina: deporte, comer sano, tomar la medicación adecuada etc… No debemos olvidar que todo esto puede producir un problema psicológico ya que no queremos afrontar el problema tal y como es. Y ello nos puede llevar a varios trastornos psicológicos como depresión, obsesiones, ansiedades etc… No olvidéis que cuidarse equivale a un buen estado mental. FDO: Francisco Isaac Quirós Rojas, Psicólogo Sanitario col....

leer más

¡CUIDADO! PUEDES ESTAR INTERFIRIENDO EN EL ÉXITO ACADÉMICO DE TU HIJ@.

Los últimos estudios confirman que la implicación de los padres y madres en la tarea educativa del colegio facilita los procesos de adaptación y académicos del/ de la niñ@ y tiene una aportación positiva tanto en los padres y madres como en l@s profesor@s. – Para l@s profesor@s es una ayuda, ya que a través de la información que reciben de la familia pueden conocer mejor a sus alumn@s y mejorar su actuación docente. – Para la familia, supone una experiencia formativa, desarrollando nuevas habilidades para el trato con sus hij@s. De tal manera que padres, madres y maestr@s pueden aprender unos de otros. – Respecto a l@s niñ@s, se ha comprobado que suelen dedicar mayor tiempo al estudio, tienen una actitud más positiva en clase y su grado de integración en el colegio es mayor, por lo que sus resultados académicos tienden a ser mejores. Los tres errores en los que nunca debes caer como padre o madre son: – No respetar la línea de la escuela: Algun@s padres y madres, movidos por la impaciencia, intentan enseñar a sus hij@s a leer o a calcular por sus propios métodos, o les ponen tareas de refuerzo en casa, sin tener en cuenta que quizá están interfiriendo en el ritmo o el método pedagógico que sigue la escuela. – Cuestionar a l@s profesor@s: No apoyarles, mostrar constantemente desacuerdos con el/la maestr@ en presencia de l@s hij@s, es otra conducta errónea, pues el/la niñ@ aprovechándose de esa situación, puede manipular y poner en contra a unos y otros. Entendamos que l@s profesor@s tienen una visión privilegiada de sus alumn@s, que en ocasiones es diferente de lo que ést@s muestran en casa y es muy importante que estemos al tanto de ello. – No supervisar las informaciones que el/la profes@r nos hace llegar por medio de nuestr@ hij@ (mediante notas o en la agenda) o no asistir a las tutorías, pero “avasallar” al/ a la profesor/a a la salida de las clases. Por lo tanto, la complicidad entre padres, madres y profesor@s y el compartir información entre todos, ayuda a que el/la niñ@ progrese adecuadamente tanto a nivel académico como en lo que se refiere a su actitud y comportamiento tanto en casa como en el cole. Por Esmeralda Vázquez Conchas Psicóloga Col. nº AN-...

leer más
Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.