¿Triste Navidad? 3 consejos para mejorarla

    Muchas personas esperan las fechas navideñas con ilusión, ya que es una época de felicidad, de estar en familia, de celebraciones, compras, salidas con los amigos etc,… Pero un porcentaje no muy elevado (aproximadamente un 10 % de la población adulta) se sienten desolados, tristes y nostálgicos en estas fechas. Evidentemente, esos sentimientos son provocados por diversos factores (la edad, la falta de familiares, etc,…). Y es que, cuando en estas fechas recordamos el pasado, suele aparecer nuestra amiga la tristeza y eso hace que cada año podamos tener más sentimientos negativos hacia la Navidad. Es normal que las personas que hayan perdido a un ser querido se sientan nostálgicas en estas fechas, pues recuerdan las cosas entrañables compartidas con ellos en Navidades pasadas, pero aunque los buenos recuerdos sean agradables, no olvidemos que la tristeza es positiva en un periodo corto y no largo. Por todo ello, INTEGRA os deja unos consejos para sobrellevar la Navidad a aquellas personas que saben que lo suelen pasar mal de antemano: Relaciónate. La soledad es el mayor enemigo en estas fechas, y es cierto que a veces estar solo nos ayuda a reflexionar, pero en estas fiestas tan familiares, nos conviene relacionarnos con los que están cerca de nosotros, recordando momentos bonitos del pasado para poder reír. En caso de la pérdida de un ser querido, una opción es recordar las cosas graciosas o agradables que hacía y cómo disfrutabais de él o ella. Sé positivo. Cuando hablamos de ser positivos, nos referimos al hecho de valorar a las personas que nos rodean y los momentos agradables que nos brindan, sobre todo en estas fechas. En caso de que un ser querido ya no se encuentre entre vosotros, no debéis compadeceros de su pérdida, sino más bien pensar que a esa persona le hubiera gustado que lo pasarais bien. (No debemos dramatizar). No te excedas. Todos sabemos que la Navidad es una fecha especial, pero no debemos obligarnos a gastar más de lo que tenemos o hacer más cosas de las que queramos hacer. La Navidad es una fiesta igual que cualquier otra y debemos disfrutar de lo que realmente es (una fiesta) y no exagerar la situación. Con todo ello, INTEGRA OS DESEA UNAS FELICES FIESTAS Y UN PRÓSPERO AÑO NUEVO 2016. Fco. Isaac Quirós Rojas, Psicólogo Sanitario, Colegiado...

leer más

Controla tu mente, controla el cáncer

ras años atendiendo a familiares y pacientes con cáncer, y mencionando que han significado los años más humanos y gratificantes de mi carrera, me he animado a haceros partícipes de la importancia que tiene el apoyo psicológico a estas personas, durante la enfermedad e incluso después de ella. Podríais preguntaros por qué un enfermo de cáncer o su familia pueden necesitar acudir a terapia psicológica, pues bien, aquí os dejo algunas de las razones: -Los estudios revelan que la persona que recibe ayuda psicológica en el trascurso de la enfermedad, vive más tiempo y mejor. Efectivamente, así de sorprendente. Específicamente, en el cáncer de mama, la posibilidad de defunción disminuye un 44%. Por supuesto, dependiendo también de otras variables médicas de la enfermedad. -Estudios confirman que un buen estado emocional en el paciente, influye de manera directa en la recuperación de toda intervención: cicatrización de la herida, necesidad de analgésicos y antibióticos,… incluso se ha observado que dependiendo de factores como las vistas que el paciente tiene desde la ventana de su habitación en el hospital o el tipo de visitas que recibe (agradables o no agradables para el paciente), influyen de manera directa en su recuperación. -No olvidemos, además, que el cáncer es una enfermedad que suele cursar con estados emocionales como la depresión, la ansiedad, baja autoestima, miedos y trastornos del sueño, la alimentación o la sexualidad. Por todo lo anterior, parece inminente la necesidad de un apoyo psicológico al paciente con cáncer y su familia. Es importante explicar que ciertos estados emocionales son normales y que cada persona reacciona de diferente manera ante esta enfermedad, que amenaza la integridad física y emocional de la persona y que hace que pueda perder sus expectativas de futuro, sus proyectos y sus ilusiones, de manera temporal. El psicólogo ayuda al paciente y su familia a superar el duelo que le llevará hasta la aceptación de la enfermedad, y una vez conseguido, vivirla con la mayor y mejor calidad de vida posible. No quiero dejar de mencionar el importante  papel de la familia del enfermo de cáncer: los seres queridos lo ven todo desde “la barrera”. Por ello, son muy frecuentes los sentimientos de impotencia y de desorientación sobre qué deben hacer o cómo deben comportarse ante la persona que padece el cáncer. A menudo, la familia y el paciente, invierten mucha energía en ocultar sus verdaderos estados emocionales o en negar el problema. Debo dejar claro que, en la actualidad, la palabra cáncer no es sinónimo de muerte, ni mucho menos. Todo depende del tipo de cáncer, del momento en que se diagnostique, de la efectividad de los tratamientos en el paciente, del estado emocional del mismo y de muchas variables más. Lo esencial es que cada vez existen más y mejores métodos y tratamientos médicos que deben ofrecer una visión más optimista al paciente. Como psicóloga, mi ayuda va dirigida a que la persona acepte su enfermedad y que pierda el miedo (en la medida de lo posible), ayudo a que tanto ella como su familia expresen sus sentimientos, doto de herramientas al paciente para hacer frente a su tristeza, su miedo o su ansiedad y apoyo emocionalmente a las familias, pues en muchos casos, ellos son el principal soporte para el enfermo. Para concluir, animaros a que si estáis pasando por esta enfermedad o tenéis algún familiar, amigo o conocido de enfermo de cáncer, le informéis sobre los beneficios de recibir apoyo psicológico tanto durante el proceso, como tras él. Esmeralda Vázquez Conchas. Psicóloga y Directora del Centro...

leer más
Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.