¿Quieres caer bien a todos? 7 consejos para conseguirlo.

  A lo largo de mi vida, me he preguntado numerosas veces qué tienen ciertas personas que suelen caer bien a todos o casi todos. Esa típica persona que lo llena todo con su presencia y que cuando llega al grupo, se centra la atención en él o en ella. Pues bien, el secreto de esa persona es tener seguridad en sí misma y una buena autoestima, las cuales suelen ir acompañadas de unas excelentes habilidades sociales. Esas habilidades sociales de las que te hablo, no es que tengas que nacer con ellas, sino que puedes aprenderlas a lo largo de la vida. Es cierto que desde la infancia, podemos observar a ciertos peques con un desparpajo que parece ser innato, una excelente capacidad para relacionarse y caer bien a niños y mayores. Sin embargo, en otros muchos casos, rasgos como el pesimismo, la timidez o la inseguridad, nos generan miedos que nos llevan o evitar ciertas situaciones sociales y así limitarnos la posibilidad de entrenar adecuadamente nuestras habilidades sociales. Por todo ello, y dado que a algunas personas les cuesta mucho afrontar ciertas situaciones, os dejo 7 sencillos consejos que podéis empezar a practicar desde ya. 1. Da una buena primera impresión: los estudios muestran que cuando conocemos a una persona, tardamos unos siete segundos en formarnos una primera impresión de ella, así que es muy importante que en este primer momento mostremos una postura relajada, una amplia sonrisa, o demos un buen apretón de manos si es el caso, pues estos gestos nos aseguran dar una buena primera impresión. 2. No quieras ser el centro de atención de manera inadecuada: hay personas que, erróneamente, buscan conseguir la atención de los demás de manera poco habilidosa, como por ejemplo, haciendo bromas constantes o chistes malos, que lejos de acercarnos a la gente, en ocasiones, nos alejan. Debemos pensar que hay personas que toleran mal las bromas o que cierto tipo de humor de manera constante puede llegar a cansar. Las personas habilidosas socialmente no necesitan hacer esto. Ellos consiguen la atención de los demás, pero por ser como son y por la seguridad en sí mismas que transmiten. 3. Atento a tu lenguaje corporal: al final de todo momento social, lo que recordamos es cómo nos sentimos cuando pasamos un rato con tal persona, si el recuerdo es grato, se vuelve a por más. Para ello, debemos hacer sentir cómoda a la persona, con una postura corporal relajada y orientando nuestro cuerpo a ella. 4. Dirígete a la persona por su nombre: cuando te presenten a alguien, intenta recordar su nombre y, a lo largo de la conversación, dirígete a él de esta manera. Esto hará que la persona te perciba más cercano y amable. 5. No juzgues: cuando nos mostramos abiertos a escuchar a quien que nos expresa sus sentimientos o sus vivencias, hacemos más probable que vuelva a hacerlo en un futuro. Cuando mostramos una actitud  cerrada o juzgamos lo que nos cuenta, hacemos menos probable que esa persona se sienta cómoda abriéndose con nosotros. Piensa a quién le cuentas tú tus problemas o reflexiones,… seguro que es una persona ante la cual no te sientes juzgado. Aprende de ello y no cometas el error de juzgar. 6. Sé auténtico: es verdad que a veces nos suceden cosas que hacen que nos cambie el humor. Esto puede llevar a que tratemos a las personas de manera inconsistente y que cuando piensen en acercarse a nosotros no sepan qué esperar, les desconcertamos. Para evitar esto, intentemos ser constantes en el trato a los demás, aunque hayamos tenido un mal día. A pesar de...

leer más
Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.