¿Cómo actuar ante los niños en un divorcio?

Desde que se aprobó el divorcio en España a principio de los 80, hemos visto como cada vez hay más matrimonios que no aguantan la convivencia con sus parejas y deciden separarse. Cuando la familia sólo está compuesta por dos personas, es más fácil el procedimiento ya que no hay una responsabilidad extrema que les puedan vincular después de la separación, pero ¿Qué ocurre cuando hay hijos de por medio?. En mi consulta, veo muchos casos de estos tipos donde el padre o la madre intentan hacer daño al ex – cónyuge a través de sus hijos?. Los profesionales de la salud mental catalogamos esa conducta como ALINEACIÓN PARIENTAL. Y lo que muchos padres no saben que los que realmente sufren son los pequeños de la casa ya que para ellos pasará un proceso de cambio y adaptación a su nueva familia. En caso de separación de los padres siendo los niños menores de cinco o seis años, ¿qué explicaciones son las mejores?. En estos casos, debemos ser consciente de que sólo se rompe la pareja pero no la familia, me explico: Cuando decidimos separarnos, los niños deben saber que sus padres se van a separar pero eso no implica que siguen siendo sus padres (el cariño, afecto y el comportamiento de los padres deben ser el mismo con sus hijos que antes). La familia se transforma pero no tiene porqué desestructurarse ni, mucho menos, desaparecer. ¿Cómo explicárselo a los niños?: este es una pregunta que muchos padres nos hacen en consulta cuando se siente desesperados y no quieren que sus hijos sufran. Mi respuesta siempre es la misma, por mucho que intentemos el sufrimiento va estar ahí ya que todo ser vivo nacen con dichas emociones, pero ¡ojo!, si es verdad que podemos hacer que el sufrimiento se mínimo. Le debemos explicar a los niños que papá y mamá ya no vas a esta juntos, que van a vivir en casas separadas, pero eso no implica que no tenga papá ni mamá. Muchos niños pueden preguntar ¿Y por qué?, la respuesta puede ser breve y corta, “pues porque mamá y papá ya no son novios y serán más felices de esa manera”. Todo esto hay que decirlo con cariño, sin mostrar tristeza y sobre todo QUE LOS PADRES ESTÉN JUNTOS PARA LA COMUNICACIÓN. Es importantísimo dar una explicación al niño desde el principio, no hay que dejar que los problemas se acumulen, ya que estaremos evitando la situación y a la larga será peor. Ser sinceros con ellos ya que dicha sinceridad hará que el niño sea más consciente de la situación y no se angustie demasiado. Desde Integra-Centro de psicología y salud, queremos transmitir a los padres que un divorcio no es lo más terrible del mundo sino un proceso de adaptación que la familia tendrá que aceptar. Fco. Isaac Quirós Rojas, Psicólogo Sanitario colegiado AN-07376 y director del Centro Psicología y Salud...

leer más

Los 3 errores que te robarán la felicidad

Me encanta el refranero español, pero si hay un refrán que me parece desacertado es el que dice: ¡piensa mal y acertarás! ¿Cómo podemos esperar ser felices pensando mal por la vida? anticipándonos a las cosas de manera negativa, pensando que las personas me la “van a jugar”… a esas personas que defienden este refrán y que tienen un pensamiento que les hace sufrir, va dirigido este artículo. Como psicóloga, me dedico a enseñar a mis pacientes que no es lo que ocurre lo que nos hace sentir de una manera u otra, sino lo que nosotros pensamos sobre lo que ocurre. Así pues, y más siendo tú el que puedes controlar tus propios pensamientos, ¡piensa bien! Y cuando digo “pensar bien” me refiero a pensar racionalmente. El problema es que, a veces, sin darnos cuenta, no pensamos racionalmente, pues se cuelan en nuestra mente unos “bichitos” mentirosos que nos hacer interpretar  la realidad de manera distorsionada sin percatarnos de ello y esto, amigos y amigas, nos produce con mucha frecuencia infelicidad. A esos bichitos, los psicólogos les llamamos distorsiones cognitivas. Así pues, ¡qué mejor que conocer algunas de ellas para estar atentos y no dejar que se cuelen en mi mente y lo enturbien todo! –Visión catastrófica: este es el “bichito” que te produce, sobre todo, miedo y ansiedad. Se dedica a anticiparte de manera negativa a todo, en ponerte en lo peor para ti mismo, sin prueba alguna. La palabra clave de esta distorsión es: ¿y si me ocurre a mí tal cosa? Por ejemplo, escuchamos por la televisión que ha aumentado la probabilidad de padecer cáncer de piel, y la persona piensa inmediatamente: ¿y si me pasa a mí? –Magnificación: a este “bichito” le encanta meterse en tu cabeza durante largos periodos de tiempo para preocuparte sobre un tema determinado y así darle más y más importancia, haciendo que ocupe todo tu día, generándote  un estado emocional de agobio, preocupación y estrés. Es lo que conocemos por “darle a las cosas más importancia de la que tienen”, dándole vueltas y más vueltas en la cabeza y diciéndonos que lo que me ha ocurrido es horrible e insoportable. –Los deberías: este “bichito” es inflexible y estricto. Se dedica a decidir cómo tienen que suceder las cosas. Cualquier desviación de estas normas o reglas, la considera intolerable e insoportable, haciéndonos sufrir cuando algo no sale como se supone que debería. Por ejemplo: un vecino no me saluda al salir del portal y me digo: “debería saludarme”, cometo un error, y me repito: “no debería cometer errores”, una persona me anula una cita poco antes de la hora: “no debería hacer eso”. Puede que la vida fuera más fácil si todo fuera como queremos, pero desgraciadamente no es así, y el esperarlo, sólo nos generará tensión emocional y constante frustración. Si estamos alerta a estos tres “lobos con piel de cordero” que luchan por entrar en nuestra mente y confundirnos respecto a la realidad, os aseguro que viviremos más felices. Debemos desenmascararlos y darnos cuenta de que, al final, ni pasan tantas cosas malas como nos montamos en nuestra cabeza, ni a veces las cosas son tan importantes cuando pasa el tiempo, ni merece la pena esperar que todo salga como queremos. Para terminar, os dejo dos frases que me encantan y que podrían resumir todo lo que os he explicado: “Mi vida estuvo llena de terribles desgracias, la mayoría de las cuales nunca sucedieron“.  Montagne. “Preocuparse es como una silla mecedora, te da algo que hacer, pero no te lleva a ningún lado” .Van Wilder. Esmeralda  Vázquez Conchas...

leer más

¿Triste Navidad? 3 consejos para mejorarla

    Muchas personas esperan las fechas navideñas con ilusión, ya que es una época de felicidad, de estar en familia, de celebraciones, compras, salidas con los amigos etc,… Pero un porcentaje no muy elevado (aproximadamente un 10 % de la población adulta) se sienten desolados, tristes y nostálgicos en estas fechas. Evidentemente, esos sentimientos son provocados por diversos factores (la edad, la falta de familiares, etc,…). Y es que, cuando en estas fechas recordamos el pasado, suele aparecer nuestra amiga la tristeza y eso hace que cada año podamos tener más sentimientos negativos hacia la Navidad. Es normal que las personas que hayan perdido a un ser querido se sientan nostálgicas en estas fechas, pues recuerdan las cosas entrañables compartidas con ellos en Navidades pasadas, pero aunque los buenos recuerdos sean agradables, no olvidemos que la tristeza es positiva en un periodo corto y no largo. Por todo ello, INTEGRA os deja unos consejos para sobrellevar la Navidad a aquellas personas que saben que lo suelen pasar mal de antemano: Relaciónate. La soledad es el mayor enemigo en estas fechas, y es cierto que a veces estar solo nos ayuda a reflexionar, pero en estas fiestas tan familiares, nos conviene relacionarnos con los que están cerca de nosotros, recordando momentos bonitos del pasado para poder reír. En caso de la pérdida de un ser querido, una opción es recordar las cosas graciosas o agradables que hacía y cómo disfrutabais de él o ella. Sé positivo. Cuando hablamos de ser positivos, nos referimos al hecho de valorar a las personas que nos rodean y los momentos agradables que nos brindan, sobre todo en estas fechas. En caso de que un ser querido ya no se encuentre entre vosotros, no debéis compadeceros de su pérdida, sino más bien pensar que a esa persona le hubiera gustado que lo pasarais bien. (No debemos dramatizar). No te excedas. Todos sabemos que la Navidad es una fecha especial, pero no debemos obligarnos a gastar más de lo que tenemos o hacer más cosas de las que queramos hacer. La Navidad es una fiesta igual que cualquier otra y debemos disfrutar de lo que realmente es (una fiesta) y no exagerar la situación. Con todo ello, INTEGRA OS DESEA UNAS FELICES FIESTAS Y UN PRÓSPERO AÑO NUEVO 2016. Fco. Isaac Quirós Rojas, Psicólogo Sanitario, Colegiado...

leer más

Controla tu mente, controla el cáncer

ras años atendiendo a familiares y pacientes con cáncer, y mencionando que han significado los años más humanos y gratificantes de mi carrera, me he animado a haceros partícipes de la importancia que tiene el apoyo psicológico a estas personas, durante la enfermedad e incluso después de ella. Podríais preguntaros por qué un enfermo de cáncer o su familia pueden necesitar acudir a terapia psicológica, pues bien, aquí os dejo algunas de las razones: -Los estudios revelan que la persona que recibe ayuda psicológica en el trascurso de la enfermedad, vive más tiempo y mejor. Efectivamente, así de sorprendente. Específicamente, en el cáncer de mama, la posibilidad de defunción disminuye un 44%. Por supuesto, dependiendo también de otras variables médicas de la enfermedad. -Estudios confirman que un buen estado emocional en el paciente, influye de manera directa en la recuperación de toda intervención: cicatrización de la herida, necesidad de analgésicos y antibióticos,… incluso se ha observado que dependiendo de factores como las vistas que el paciente tiene desde la ventana de su habitación en el hospital o el tipo de visitas que recibe (agradables o no agradables para el paciente), influyen de manera directa en su recuperación. -No olvidemos, además, que el cáncer es una enfermedad que suele cursar con estados emocionales como la depresión, la ansiedad, baja autoestima, miedos y trastornos del sueño, la alimentación o la sexualidad. Por todo lo anterior, parece inminente la necesidad de un apoyo psicológico al paciente con cáncer y su familia. Es importante explicar que ciertos estados emocionales son normales y que cada persona reacciona de diferente manera ante esta enfermedad, que amenaza la integridad física y emocional de la persona y que hace que pueda perder sus expectativas de futuro, sus proyectos y sus ilusiones, de manera temporal. El psicólogo ayuda al paciente y su familia a superar el duelo que le llevará hasta la aceptación de la enfermedad, y una vez conseguido, vivirla con la mayor y mejor calidad de vida posible. No quiero dejar de mencionar el importante  papel de la familia del enfermo de cáncer: los seres queridos lo ven todo desde “la barrera”. Por ello, son muy frecuentes los sentimientos de impotencia y de desorientación sobre qué deben hacer o cómo deben comportarse ante la persona que padece el cáncer. A menudo, la familia y el paciente, invierten mucha energía en ocultar sus verdaderos estados emocionales o en negar el problema. Debo dejar claro que, en la actualidad, la palabra cáncer no es sinónimo de muerte, ni mucho menos. Todo depende del tipo de cáncer, del momento en que se diagnostique, de la efectividad de los tratamientos en el paciente, del estado emocional del mismo y de muchas variables más. Lo esencial es que cada vez existen más y mejores métodos y tratamientos médicos que deben ofrecer una visión más optimista al paciente. Como psicóloga, mi ayuda va dirigida a que la persona acepte su enfermedad y que pierda el miedo (en la medida de lo posible), ayudo a que tanto ella como su familia expresen sus sentimientos, doto de herramientas al paciente para hacer frente a su tristeza, su miedo o su ansiedad y apoyo emocionalmente a las familias, pues en muchos casos, ellos son el principal soporte para el enfermo. Para concluir, animaros a que si estáis pasando por esta enfermedad o tenéis algún familiar, amigo o conocido de enfermo de cáncer, le informéis sobre los beneficios de recibir apoyo psicológico tanto durante el proceso, como tras él. Esmeralda Vázquez Conchas. Psicóloga y Directora del Centro...

leer más

Cuando tu mente no te deja adelgazar

  Muchos de los problemas de obesidad están relacionados con las emociones o algún trastorno en general. Cuando una persona decide acudir al médico endocrino para controlar o perder peso, y tras la dieta pertinente, no consigue los resultados esperados, el propio médico, deriva al paciente al psicólogo, pues la causa de no conseguir el objetivo marcado puede ser emocional. Muchas personas comen sin, realmente, tener hambre, sino más bien para aliviar su estrés, su bajo estado anímico, etc,… es decir, utilizan la comida como una forma de sentirse bien. Pero a largo plazo, empiezan a sentirse peor de lo que ya se encontraban y eso les hace comer más de lo habitual. Es lo que los psicólogos llamamos “EL CÍRCULO VICIOSO”. Cuando una persona se siente mal emocionalmente y coge el hábito de comer más de lo normal (dieta no equilibrada o hipercalórica), está entrando en la dinámica de resolver los problemas con la ingesta compulsiva y no mejorará en absoluto el problema con su peso. Por lo anterior, queremos daros seis consejos para evitar este tipo de problema: 1. Cuando el motivo de comer es emocional, la persona sentirá un fuerte impulso de ingerir alimentos, sin poder llevar a cabo los horarios establecidos. En este caso, debe pararse un momento y preguntarse qué está pensando y por qué ese pensamiento le crea malestar. 2. Una vez detectado el pensamiento, nos dirigimos a otro lugar (fuera del alcance de alimentos hipercalóricos) y damos una solución a nuestro problema. 3. Intentamos comer lo más lento posible para disfrutar de nuestra comida: evitemos las distracciones . 4. Organizar las comidas por semanas para organizar qué vamos a comer y así no pasarnos con las grasas y alimentos azucarados. Uno de los consejos que les doy a mis pacientes, es que hagan una lista de los alimentos más sanos e intenten cocinar platos diferentes con ellos. 5. Para bajar el estrés y la ansiedad, lo ideal es hacer deporte diariamente: caminar 30 minutos, correr, ir al gimnasio, etc… 6. Si sentimos ansiedad o un estado anímico más bajo de lo habitual, podemos informarnos sobre ello y realizar actividades placenteras. Nunca comeremos fuera de horario cuando nos encontremos mal, ya que nuestro cerebro lo habituará cada vez que sienta lo mismo. Debemos recordar que la ansiedad o un bajo estado anímico, pueden estar causados por pensamientos irracionales, por lo que debemos identificarlos y darles racionalidad. (Este tema lo hablaremos en otro artículo). Fco. Isaac Quirós Rojas, psicólogo sanitario y director del centro...

leer más

Resuelve tus problemas en 6 pasos

  Una de mis funciones como psicóloga es ayudar a mis pacientes a la hora de enfrentar un problema que les está generando un malestar emocional e incluso físico; pues bien, en este artículo, resumo las pautas que abordo con estas personas de cara a manejar la situación problemática por la que atraviesan. Cuando se acude a la consulta de un psicólogo, la persona suele encontrarse angustiada, triste, desorientada… mi labor consiste en ayudarle a identificar, en primer lugar, cómo se siente, pero sobre todo, por qué se siente de esa manera y qué podemos hacer para que ese malestar se atenúe hasta que pueda desaparecer, y en algunos casos, si esto no fuera posible, a que aprenda a vivir con ello. Por supuesto, no puedes cambiar las cosas que te pasan, como que una persona te diga que piensa algo feo de ti o que en tu trabajo te informen de que van a despedir a gente por los recortes, pero sí puedes cambiar la forma en que te tomas esas situaciones. Es en este punto donde los psicólogos ofrecemos un “soplo de aire fresco” a la persona, pues le ofrecemos un nuevo camino haciéndole consciente de que podemos vivir esa realidad de otra manera, aunque sea más o menos agradable. En otros casos, y es lo que nos ocupa en este artículo, las personas debemos actuar, tomar decisiones, resolver un problema… pues bien, te dejo unos sencillos pasos que te ayudarán a ser más práctico a la hora de enfrentar los conflictos en tu vida. 1.- Identifica, define y acepta el problema: para solucionar un problema, lo primero que debes hacer es “darte cuenta” de que existe. Puede parecer una tontería, pero te aseguro que hay personas que fallan en este punto, pues no quieren o les cuesta reconocer que están ante un conflicto (una valla en su camino) y que deben caminar hacia la solución de él. Así pues, debes “darte cuenta” y definir qué es lo que ocurre. Otro aspecto a destacar en este punto es la aceptación del problema, ya que ocurre a menudo que sabemos que lo tenemos, pero no lo aceptamos, lo que nos lleva sólo a frustrarnos y enfadarnos por ello, pero nada más. Esos sentimientos no nos dejan ir más allá, lo que nos impedirá ponernos manos a la obra. Dependiendo de la persona, la aceptación del problema puede llevar más o menos tiempo, pero recordemos que no debe alargarse mucho, pues cuanto más rápido nos pongamos a trabajar, antes acabaremos. 2.- Pregúntate: ¿quiero resolver mi problema? Si es que sí, sigue adelante, si es que no, puedes parar aquí, eso sí, ¡sopesa las consecuencias de no hacer nada!… 3.- Lluvia de ideas: date posibles soluciones a tu conflicto, no importa si son mejores o peores, tú saca ideas, ¡una lluvia de ellas! 4.- Escoge, de esas ideas, la mejor, la “idea estrella”, la que creas, sopesando sus ventajas e inconvenientes, que te va a llevar a la solución. 5.– Ponla en práctica. En este punto es cuando nuestra mala amiga: la inseguridad, puede querer entrar en el juego susurrándonos al oído: ¿estás seguro que eso va solucionar el problema?, ¿y si te equivocas?… no le escuches, si tú has sopesado y decides que esa puede ser la salida, actúa. Si te equivocas, cometerás un error y errar es de humanos. Hay alternativas también para eso. Sigue al punto número 6. 6.- Si tu idea no funcionó, puede ser que, efectivamente, esa “solución estrella” no lo fuera tanto, así que como no funcionó, puede que te frustres (tienes derecho a...

leer más
Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.